Buscar

Ante la crisis... Sefinpro, empoderamiento en una nueva era digital.

El fin de semana del 20 de marzo del año en curso, comenzó lo que, sin saber, sería una de las peores pesadillas para millones de bogotanos quienes debían permanecer en sus casas por las medidas adoptadas por la administración distrital para hacerle frente a la pandemia del Covid-19 que, para ese momento, estaba causando estragos en Europa.


Casi de manera simultánea, el gobierno nacional expidió el decreto 457, el cual disponía el aislamiento preventivo obligatorio para preparar al país en materia de infraestructura sanitaria, y de este modo evitar a toda costa el colapso del sistema de salud, como ya había ocurrido en Italia y España.

Las cifras no dieron tregua. A medida que pasaban los días, los números no paraban de crecer, y se volvió costumbre que la cuarentena se alargara cada 15 días, dejando a colombianos en una incertidumbre brutal respecto a qué pasaría con sus trabajos, con sus ingresos o con la educación de sus hijos. En otras palabras, qué pasaría con sus vidas.


Un cambio abrupto nos obligó a tomar el coronavirus, sumado al tiempo encerrados, causó estragos no solo en el aparato productivo de Colombia, sino en el del mundo entero.


Pero a diferencia de otras crisis a las cuales ya nos hemos sobrepuesto de alguna forma, esta vez teníamos un aliado fundamental, el internet.

Gracias a esto no paramos del todo. Los comercios electrónicos se convirtieron en el mejor amigo de la red, las videoconferencias, las oficinas y aulas virtuales y los servicios de nube nos llevaron a darnos cuenta de que la digitalización es un beneficio de la era de la era moderna a la que le podemos sacar mucho más provecho.


Se popularizó la palabra reinventarse. Y como es evidente, SEFINPRO no fue ajeno a esta realidad. Gracias a la pandemia pudimos darnos cuenta de lo importante que es ser valiente ante la contingencia, aventurero ante la incertidumbre e imaginativo ante los problemas. Incluso, ante las catástrofes mundiales.


Hoy sabemos que la transformación digital dista mucho de ser un beneficio centrado en las empresas. Es el cliente el protagonista de estas iniciativas, ya que acomodan los servicios ante las estrictas necesidades de los mismos, sin tener en cuenta fronteras de tiempo y espacio, y facilitan que oferta y demanda se conecten sin inconveniente (de hecho, la cuarentena nos mostró, que sin salir de casa).


Vivimos momentos muy complejos en estos seis meses de encierro. Pero ante las grandes crisis, debemos fortalecer la esperanza. Esta es una nueva etapa de SEFINPRO que diría de “cuarta generación” que hoy les da la bienvenida a una empresa renovada y centrada como siempre, en el cliente. Una empresa moderna y digital que entendió que las necesidades de los colombianos son el motor de la innovación y la creatividad, apoyados en las nuevas tecnologías que nos permiten estar más cerca de la gente.


Ahora tenemos otro reto, el de salir de la aguda crisis económica en la que nos sumió esta pandemia. Pero tenemos dos fortalezas empresariales: la creatividad y el empuje del colombiano. De esta crisis, salimos con trabajo y, por consiguiente, con empresas pujantes. Desde SEFINPRO queremos volvernos aliados de los emprendedores, quienes podrán encontrar un apoyo que les ayude a convertir sus proyectos en realidad.


Es un nuevo renacer que nos exige carácter, constante en todo el equipo de trabajo que seguimos en pie de lucha para atender las necesidades actuales. SEFINPRO se presenta en esta nueva etapa de su existencia, como una firma con personalidad propia que se ha mantenido en medio de la adversidad, una firma fortalecida por entender y solidarizarnos con las necesidades ajenas y por encontrar soluciones prácticas que propendan por el bien común. Hoy SEFINPRO presenta una imagen del siglo XXI que seguirá construyéndose permanentemente en torno a las exigencias de un mundo globalizado que cada vez exige mayor capacidad de respuesta en tiempo real, sin soluciones que impliquen incentivar la contención judicial sino la conciliación y soluciones prácticas y edificantes. Toda crisis es el abono para el cambio positivo y dinamizador.


Porque nuestra impronta legal, ¡es su confianza!

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo