top of page
Buscar

Costumbre Mercantil

La costumbre mercantil es el conjunto de prácticas que se repiten y aplican reiteradamente por una colectividad de personas frente a un hecho o tema determinado, que adquiere obligatoriedad por el hecho mismo de ser una norma creada para usos sociales, siempre que estas no sean contrarias a la ley y se ejecuten reiterada, pública y uniformemente. [1]


Están consagrados en el artículo 3° del Código de Comercio, y son:


Uniformidad. Frente a una determinada situación, debe presentarse un proceder idéntico. Lo cual significa que la uniformidad se relaciona con la forma como se lleva a cabo la práctica mercantil, debiendo ser igual para los comerciantes que la realizan.


Reiteración. Los actos que forman la costumbre deben haberse practicado y repetido durante cierto tiempo, lo cual excluye la posibilidad de que sea transitorio u ocasional.


Obligatoriedad. La Costumbre Mercantil debe considerarse obligatoria para quienes la practican (opinio iuris o conciencia de vinculatoriedad).


Publicidad. La Costumbre Mercantil debe ser conocida por el conglomerado social o por el grupo en el cual opera, es decir, debe ser notoria o conocida por quienes se encuentran regulados por ella para que pueda ser aceptada como norma de derecho.


Vigencia. La Costumbre Mercantil debe estarse practicando al momento de llevarse a cabo la investigación.


Que no sea contraria a la ley. Este es un requisito legal que se encuentra expresamente consagrado en el artículo 3° del Código de Comercio, que señala que “…la Costumbre Mercantil tendrá la misma autoridad que la ley comercial, siempre que no la contraríe manifiesta o tácitamente.


Según ha sido señalado por reiterada jurisprudencia de la Corte Constitucional en las Sentencias C-486 de 1993 y C-284 de 2015, en Colombia la costumbre mercantil es una fuente formal de derecho, siempre y cuando no se oponga a lo que las normas imperativas tanto de la Constitución Política Nacional y de la ley prescriban.


El numeral 5 del artículo 85 del Código de Comercio, ordena que las Cámaras de Comercio deben recopilar las costumbres mercantiles de su jurisdicción y certificar acerca de la existencia de las recopiladas.


Según el artículo 179 del Código General del proceso, ha facultado a las Cámaras de Comercio del lugar donde rija, expedir la certificación de las costumbres mercantiles reconocidas, previa investigación en su jurisdicción.


METODOLOGÍA PARA CERTIFICAR LA COSTUMBRE MERCANTIL[2]

  • Determinación de la viabilidad Jurídica (Determinar si el caso aplica para costumbre mercantil)

  • Identificación de las necesidades de información (Identificación del grupo o sector económico que realiza la costumbre)

  • Identificación de la metodología adecuada (encuesta)

  • Recopilación de la información (Aplicación de encuestas)

  • Análisis y conclusiones (Tabulación de la información y Verificación de cumplimiento del % en los elementos de la costumbre mercantil)

  • Presentación del informe para aprobación de Junta Directiva

  • Emisión de la Certificación de la existencia de la costumbre mercantil

La certificación de la costumbre mercantil genera mayor seguridad jurídica al disminuirse el índice de litigios asociados a controversias que se resuelven probando la aplicación al caso concreto de la respectiva costumbre mercantil, e incrementa el grado de formalidad de los diversos sectores de la economía, ofreciendo transparencia sobre aquellas prácticas ejecutadas entre los comerciantes que los conforman.[3]


Ejemplos de costumbres mercantiles del sector inmobiliario, certificadas en Bogotá por la Cámara de Comercio de la ciudad capital son:[4]


Comisión por intermediación en la compraventa de bienes inmuebles equivalente al 3% si el inmueble está ubicado en Bogotá, y si es fuera del casco urbano, la comisión es del 5%.


Comisión por intermediación en el arrendamiento de locales comerciales cuando se entrega en administración, el propietario o arrendador del bien inmueble le reconoce al corredor una remuneración equivalente al ocho por ciento (8 %) del canon mensual de arriendo cuando, por la intermediación del corredor, se ha logrado celebrar un contrato de arrendamiento y el inmueble es entregado en administración al corredor”.


“En los contratos de compraventa de inmuebles, es costumbre mercantil que el pago del impuesto de registro y del registro de la escritura pública de compraventa en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos sea asumido por el COMPRADOR del respectivo inmueble”.




Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page