Buscar

Legal Desing Thinking

El DISEÑO LEGAL es el proceso de aplicar el design thinking (o pensamiento de diseño) a la información legal compleja para transformarla en términos más sencillos, accesibles y fáciles de entender a los destinatarios y usuarios de los servicios jurídicos, sin tener que ser estos abogados. Es un enfoque pedagógico para acercar el derecho y el sistema legal a cualquier persona que requiera o interactúe con asistencia, se le da una asesoría en asuntos legales.[1]


El LEGAL DESING requiere que los abogados puedan trabajar interdisciplinariamente en la formación de documentos jurídicos contando con la creatividad de diseñadores gráficos, comunicadores sociales, profesionales tecnológicos y hasta sicólogos para entender las metodologías de innovación y el neuromarketing. Lo anterior, con el fin de articular en debida forma la creación de documentos jurídicos de distinta índole como contratos, convenios, reglamentos, conceptos, entre otros documentos digitalizados, readaptarlos para que reduzcan el volumen, la densidad y extensión de los mismos, utilizando un lenguaje claro, directo y de fácil comprensión para los destinatarios de la asistencia y consultoría jurídica requerida.


Es sin duda, un enfoque centrado fundamentalmente en el SER HUMANO, que exige la transformación de los términos legales en un lenguaje sencillo, amable y concreto en favor de los usuarios o clientes con problemas que requieren oportuna solución, con la promoción de la innovación de los servicios jurídicos y las disciplinas que lo conforman. Un enfoque de diseño legal requiere estudiar el mercado de las disciplinas del derecho, observar las necesidades de los despachos u oficinas de abogados y ser creativos al interactuar con este sector. Facilitan de esta forma, la construcción de una relación comercial que sea más dinámica, mejor conocida y comprendida, promoviendo la información transparente, empática y segura a partir de los documentos jurídicos que se deben proyectar y diseñar. [2]


Todas las acciones y actuaciones comunican y cualquier servicio legal prestado a terceros, debe estar estratégicamente alineado con el posicionamiento del manual de marca comercial en el diseño de los proyectos de contratos y documentos legales. Se debe evitar la utilización de la letra pequeña, suprimiendo en lo posible la utilización de términos jurídicos ininteligibles, para que los clientes puedan comprender los compromisos adquiridos en forma directa, concreta y precisa.


La marca comercial e imagen corporativa deben estar presente en el diseño de todo documento legal, (colores institucionales, logos, lemas, fuentes, etc.) para que los servicios sean más comerciales, llamativos y que puedan comunicar transparencia y confianza al contratar la asistencia legal.

[1] Cfr. https://blog.lemontech.com/legal-design-que-es-y-como-cambiara-la-profesion/ consultado 31-10-2021. [2]Cfr. GARCIA RUBIO, Ana María. La importancia de la interdisciplinariedad en DISEÑO LEGAL. Bogotá, SEFINPRO, octubre 2021.






0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo