Buscar

Salario emocional

Son los incentivos recibidos por el trabajador, que no tienen carácter económico y que percibe por parte de la empresa encaminados a mejorar su bienestar y calidad de vida, permitiéndole satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales. Algunos ejemplos de estos incentivos no salariales podrían ser: horarios flexibles, el teletrabajo o la formación interna.[1]


Este tipo de retribución puede actuar como “factor motivador” de los empleados y así mejorar la opinión que los trabajadores tienen de la empresa. Por lo tanto, no se trata de recibir una mayor cantidad de dinero, sino de recibir prestaciones que el trabajador entiende como beneficios más valiosos que un aumento de sueldo.[2]


Las ventajas para la empresa que incluye la retribución emocional en sus políticas retributivas son:


· Índices de rotación del personal bajos


· Reducción de gastos en relación con la selección, formación y administración del personal


· Niveles bajos de ausentismo laboral


· Empleados satisfechos, con elevados índices de productividad y competitividad


Para una pyme se pueden proponer las siguientes medidas que pueden constituirse en salario emocional:


· Reconocimiento personal.

Es una de las acciones más fáciles y a la vez más efectivas que se pueden adoptar. Reconocer a favor de los trabajadores su labor esmerada y bien hecha, felicitarlos por sus logros, no tiene precio. Resaltar las virtudes de las personas por encima de sus defectos, es una estrategia que funciona en beneficio de la empresa al considerar al trabajador con estima y respeto en sus capacidades profesionales.


· Flexibilidad horaria.

Es un incentivo eficaz. Cada trabajador tiene condiciones personales o familiares específicas, así como diferentes periodos de rendimiento. Hay personas que rinden más por la mañana que por la tarde y viceversa. Un horario flexible, siempre que el puesto lo permita, facilita una mejor conciliación de la vida laboral y familiar, así como mayor productividad.


· Lugar de trabajo agradable.

o Una sala de trabajo luminosa, con espacio y bien equipada hace el trabajo más llevadero. Las plantas o la madera también dan una sensación más confortable al trabajador. La habilitación de un espacio para el descanso de los trabajadores con unos sillones, una cafetera o una nevera, por ejemplo, puede ser una medida interesante para conseguir que el trabajador esté más a gusto.


· Actividades de equipo.

o Un aspecto que se debe fortalecer y fomentar son las relaciones interpersonales y para ello podemos promover todo tipo de actividades para realizar en grupo. Ej. Paseos, paintball, convivencias...


· Desarrollo profesional.

o Evitar el estancamiento personal con un plan de desarrollo profesional. En este plan se pueden incluir medidas como los cursos de formación o la asistencia a eventos empresariales que se programen.


El salario emocional es un factor cada vez más recurrente en las empresas que pretenden retener el equipo de trabajo y formar sentido de pertenencia con la empleadora, para obtener un óptimo rendimiento laboral al estar motivados por los incentivos que representan para los funcionarios, una mejor calidad de vida y bienestar. [3]



[1] Cfr. https://www.acripnacional.org/salario-emocional-como-puedo-aplicarlo-en-mi-empresa/ Consultado 11-09-2022 [2] Cfr. https://www.aec.es/web/guest/centro-conocimiento/salario-emocional Consultado 11-09-2022 [3] Cfr. https://www.acripnacional.org/salario-emocional-como-puedo-aplicarlo-en-mi-empresa/ Consultado 11-09-2022

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo